FN Platform 2019

[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

La colección de alta costura primavera-verano 2016 de la marca Chanel, tuvo lugar durante la semana de la moda en Paris, en el acostumbrado Grand Palais, donde se recreó un jardín dentro del cual se encontraba un escenario de madera del que salían las modelos como si fuera una casa de muñecas.

La colección se definió dentro de los materiales ligeros y los colores naturales por lo que varias de las piezas contaban con virutas de madera cosidas con delicadeza debido a la fragilidad del material, acompañadas de abejas bordadas en tul o montadas como bisutería. En cuanto al color, el Beige, que para Karl Largerfeld es emblemático de la casa, se presentó en una amplia gama dejando matices como: ecru, marfil, arena, paloma, masilla, taupe y mocha.

Los accesorios tuvieron un lugar destacado en la colección, con diseños ecológicos, reflejados en los zapatos con suelas de corcho, en tonalidades de la gama Beige, mientras que algunos diseños contaban con la punta redondeada en negro. En cuanto a bolsos, Chanel mostró un estuche que se llevaba alrededor de la cintura, simulando una riñonera, donde las modelos pudieron cargar sus teléfonos inteligentes durante el show. Denuevo el delicado trabajo a mano para adherir los accesorios en viruta de madera y accesorios en madera, se vio reflejado en cada uno de los accesorios de la colección, pues cada bolso lleva el estilo indicado para el atuendo que lo lleva.

La naturaleza como eje central dio paso a la preocupación por el medio ambiente, razón por la que el escenario, el cual estaba compuesto por la casa en madera y el jardín que la rodeaba, fue realizado con materiales 100% sostenibles y productos reciclados, dejando en alto el compromiso de Chanel con la ecología.

imgtexto  

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]